Cómo lucir dientes blancos

dientes-blancos


Actualmente, lucir una sonrisa perfecta con unos dientes blancos es más que posible. Realizarse un blanqueamiento dental, utilizar carillas para los dientes o recurrir a otras alternativas odontológicas te permitirán mostrar esa sonrisa reluciente.
La estética dental preocupa cada vez más a las personas y, si bien hace unos años se buscaba el alineamiento perfecto de los dientes, hoy se va más allá.

No es suficiente con tener dientes alineados, sino que estos también deberán estar blancos. Además de que estos factores se encuentran dentro de la norma estética, también son un indicador de salud y, por ello, se requieren más que nunca. Afortunadamente, la salud está de moda.

Tratamientos dentales para conseguir la sonrisa perfecta

La pérdida del color blanco por parte de los dientes puede deberse a varias razones genéticas o bien relacionadas con hábitos diarios.

El consumo de bebidas como té y café pueden manchar los dientes o producir tinciones que se concentran en alguna zona de ellos mismos. Otras bebidas como los refrescos de cola o el vino tinto tienen un efecto similar.

También es posible que algunos medicamentos o antibióticos, como la tetraciclina, produzcan manchas en los dientes. Sea cual sea la razón por la cual se han oscurecido los dientes, se puede acudir a diversos tratamientos para recuperar el blanco inicial.

Blanqueamiento dental

Los pigmentos orgánicos presentes en bebidas como las comentadas, tabaco o comida pueden penetrar en la dentina de las piezas dentales sin la higiene no es la adecuada. Cuando esto sucede, aparecen manchas más oscuras que optamos por eliminar más tarde con un blanqueamiento.

La base técnica de un blanqueamiento dental es hacer que el oxígeno penetre en manchas de compuestos orgánicos y consiga descomponerlos. Al fragmentar estos compuestos, el color desaparece.

Todo ello se consigue utilizando un gel con compuestos oxigenados (peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida) que se coloca en la superficie dentaria y se deja actuar sobre los dientes durante 8 minutos.
Durante este proceso se añade la fotoactivación, que consiste en una luz LED fría  que acelera el proceso.

Tras un blanqueamiento de este estilo, hay que seguir las recomendaciones del odontólogo acerca de la alimentación durante los días próximos. Esto se debe a que los compuestos orgánicos presentes en alimentos pueden penetrar nuevamente y generar manchas.

dientes-blancos-1

 

Carillas de composite para los dientes

Las carillas de composite se pueden colocar en tan solo dos visitas al odontólogo. Durante la primera visita se hace un análisis de los dientes y se determina cuál es el mejor tratamiento para blanquearlos.

Si se opta por esta opción, en una segunda visita se colocarán las carillas. En primer lugar, se preparan los dientes para conseguir que la adaptación al material (composite) sea más sencilla.

A continuación, el dentista aplicará este material y se le dará la forma, adaptándola a cada diente. Para endurecer la pasta, se utilizará luz ultravioleta. Una vez que las carillas estén sólidas y endurecidas, se pulen nuevamente para conseguir una superficie lisa de cada uno de los dientes.

Carillas estéticas de porcelana

Si se opta por esta alternativa tras la primera consulta, en la segunda se tallarán los dientes y se tomarán medidas utilizando moldes y fotografías. Todo esto se envía a un laboratorio que crea las carillas de porcelana. Este mismo día se colocaran provisionales.

En la tercera y última visita, el dentista las colocará sobre los dientes.

Métodos tradicionales

Seguramente hayas oído hablar de métodos naturales para blanquear los dientes utilizando diferentes productos muy simples. Algunos de ellos son fresas, vinagre de manzana, agua oxigenada, bicarbonato de sodio, zumo de limón o carbón activo.

Estos productos sí que logran un blanqueamiento rápido de los dientes, pero hay que tener cuidado porque suele ser a costa de eliminar la capa de diente mas externa del diente y esto  termina por estropear el esmalte.

Si bien es cierto que no hay alimentos que mantengan blancos los dientes, podemos evitar algunos hábitos como: tomar teína, cafeína, o el tan perjudicial tabaco, para evitar su oscurecimiento. 

Respecto al resto de alimentos, hay algunos con mucho colorante: tomate, zanahoria, cúrcuma, brócoli... pero solo se prohiben unos días tras hacerse un blanqueamiento dental, pues prohibirlos o evitarlos haría que no tuviéramos una dieta equilibrada.

En definitiva, un blanqueamiento dental es una de las opciones más simples y rápidas para conseguir la sonrisa perfecta. Si estás pensando en realizar alguno de estos tratamientos, no dudes en venir a vernos para que podamos asesorarte de forma personalizada. En IKIGAI te estamos esperando, ¡ven a vernos!

 

Compartir: 


Últimos Posts